Congreso Internacional ‘La música a la Mediterrània Occidental: Xarxa de comunicació intercultural’, Valencia, 23-25 de julio de 2014

Ascensión Mazuela-Anguita

Ascensión Mazuela-Anguita en el Congreso Internacional de AVAMUS

Ascensión Mazuela-Anguita en el Congreso Internacional de AVAMUS

Entre el 23 y el 25 de julio he asistido al Congreso Internacional ‘La música a la Mediterrània Occidental: Xarxa de comunicació intercultural’, celebrado en la Societat Coral El Micalet de Valencia en conmemoración del décimo aniversario de la Associació Valenciana de Musicologia (AVAMUS), organizadora del evento.

El programa del Congreso ha incluido conferencias plenarias a cargo de Jordi Reig (Conservatori Superior de Música de València), Cristina Urchueguía (Universität Bern), Jordi Ballester (Universitat Autònoma de Barcelona) y Pablo L. Rodríguez (Universidad de La Rioja), además de 35 comunicaciones sobre aspectos muy diversos, un panel temático sobre el canto de la Sibila en Valencia, la entrega del Premi Honorífic de Musicologia 2014 a la Foneteca de Materials y Vicent Torrent, un concierto de piezas medievales y renacentistas a cargo del ensemble Capella Ducal, y un workshop sobre las posibilidades divulgativas de los textos musicológicos.

En la conferencia inaugural, Jordi Reig defendió la no existencia de una ‘música mediterránea’, puesto que el lugar común de la música del Mediterráneo es la falta de elementos unificados y la existencia de una convivencia entre lenguas, continentes, religiones, etnias y estructuras sociales y políticas; en consecuencia, la ‘música mediterránea’ consiste en una serie de tendencias expresivas que conviven en capas estratificadas. La conferencia de Cristina Urchueguía también presentó una visión general sobre el estudio de la música del Mediterráneo. Presentó los diferentes proyectos que han tomado el nombre ‘Mare Nostrum’, tales como una operación de rescate de inmigrantes o un supercomputador, hizo referencia al trabajo de David Abulafia El gran mar. Una historia humana del Mediterráneo (2011), en el que se entiende el Mediterráneo como un continente líquido, y planteó la cuestión del lugar que ocupa la música en esta panorámica, proponiendo una serie de procesos de transferencia a través del Mediterráneo que podrían afectar a la música.

Los temas de las conferencias de Jordi Ballester y Pablo L. Rodríguez fueron más específicos. El primero indicó, entre los puntos en común que afloran en la música del Mediterráneo, la cotidianidad de los instrumentos de la antigua Grecia, como el aulos, que evocan una sonoridad particular, y analizó la representación de un instrumento similar al aulos en la pintura de los ángeles músicos de la catedral de Valencia realizada entre 1472 y 1481 por artistas italianos que, habiendo absorbido el Renacimiento, lo transportaron a Valencia, situándola en la vanguardia artística (aunque no sonora) a través de imágenes. Esta pintura, en la que impera la inventiva artística y la evocación del pasado más que la representación de instrumentos concretos, envía a los espectadores a un pasado clásico a través del dualismo entre Apolo y Dionisio, pasado por el filtro de la profunda religiosidad y el poder del mecenas Rodrigo de Borja. Pablo Rodríguez presentó una panorámica del Mediterráneo Occidental en la historia de la música española del siglo XVII, proponiendo un original punto de encuentro entre la evolución musical de la música de la Corte y la producida en los modos de vestir de los reyes.

En el taller sobre las posibilidades divulgativas de los textos musicológicos participaron Josep Antoni Alberola, que trató la necesidad de una ‘popular musicology’ que muestre a los musicólogos cómo presentar de forma divulgativa los resultados de sus investigaciones; Miroslava Histrova, que repasó los blogs y recursos online útiles para musicólogos; Esther Solé, historiadora del arte que se centró en el concepto de ‘open access’ a través de los proyectos Wikipedia y Wikisource; y la periodista Amàlia Garrigós, que comentó su experiencia en el ámbito de la divulgación musical. El debate que se generó tras las cuatro intervenciones se orientó hacia controversias en torno a la divulgación musical, cuestionando, por ejemplo, si programas televisivos como ‘El Conciertazo’ son buenas opciones, tema ya tratado en trabajos musicológicos. Otra alternativa de más actualidad para orientar el debate hubiese sido la reinvención del concepto de autoría y de propiedad que implica la publicación de textos musicológicos en webs de libre acceso, y las posibilidades para la investigación y divulgación musicológica que aportaban las propuestas ‘open access’ comentadas por Esther Solé. Su explicación de las licencias Creative Commons fue especialmente clarificadora y de gran utilidad para los proyectos musicológicos que implican apps, digitalización, catalogación y bases de datos online de libre acceso, que son cada vez más numerosos entre los grupos de investigación musicológica.

El nexo de unión de las cuatro comunicaciones presentadas en la sesión a la que contribuí era la música religiosa. María Elena Cuenca trató la notación y los criterios de edición de las misas de Francisco de Peñalosa, mientras que Isabel Arias comentó su trabajo de catalogación de los cantorales de la Catedral de Valencia. Abel Puig aportó datos inéditos del compositor de la escuela romana Pompeo Cannicciari (1666-1744) y las características de su contribución a la música religiosa de la primera mitad del siglo XVIII. Aunque presentada en otra sesión, la comunicación de Andrea Bombi tenía una temática afín, puesto que versó sobre la instrumentación de la música religiosa interpretada en la Casa Profesa de Valencia a través de visitas pastorales y documentación contable. El objetivo de mi presentación ‘“Una Celestial armonía”: los conventos femeninos en la vida musical de Barcelona en el siglo XVI’ era mostrar cómo los conventos de monjas eran lugares en los que, a través de diversas músicas y sonidos, se producían confluencias, no sólo entre diferentes sectores de la sociedad, sino también entre ámbitos públicos y privados, y entre las vidas religiosa y civil de una ciudad cosmopolita como la Barcelona de inicios de la Edad Moderna.

Moltes gràcies a Ramon Canut, Daniel Vidal, Ramon Ahulló, Ferran Escrivà y Abel Puig por su amable acogida y una organización impecable.

Advertisements
This entry was posted in Blog. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s